miércoles, 24 de abril de 2013

UN EJEMPLO DE "OBISPO" DE LA SECTA CONCILIAR






En una entrevista reciente de un diario costarricense, el arzobispo Piero Marini, ex maestro de ceremonias del Papa Juan Pablo II, afirma: "Es necesario reconocer las uniones de personas del mismo sexo, hay muchas parejas que sufren porque no se reconocen sus derechos civiles".

Piero Marini "Arzobispo" de la Curia Romana, Actualmente es Presidente del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales.

Estas declaraciones de Mons. Marini son una muestra fehaciente de ignorancia imperdonable en un prelado o de corrupción indescriptible para un arzobispo e íntimo ex colaborador papal.

Como pastor, Mons. Marini tiene el deber de educar y alertar a la ciudadanía sobre los serios daños que implica para la sociedad y para la nación, la imposición del absurdo y ridículo pseudo “matrimonio” aberrosexual al igual que el otorgar supuestos "derechos" en base de un comportamiento sexual alegado.
 
¿POR QUÉ DECIMOS “ALEGADO”?

Decimos alegado porque el comportamiento sexual es por naturaleza algo privado, íntimo y personal, razón por la cual es alegado por no poderse comprobar científicamente.

El individuo que ejerce un comportamiento sexual biológicamente aberrado y moralmente desviado, o sea, el aberrosexual, no se identifica por un tercer ojo en la frente o por seis dedos en las manos y pies, o por tener orejas puntiagudas. El aberrosexual carece de toda característica física inmutable y o señal visible que lo identifique como tal. Esto es necesariamente indispensable para exigir un supuesto "derecho" o para la aplicación de leyes contra la discriminación legal por comportamiento o conducta sexual.

Toda persona culta, toda persona pensante, sabe que los derechos humanos se basan en la condición humana del individuo no en su comportamiento sexual alegado. De igual manera, los derechos civiles se basan en la condición o estatus legal del individuo, no en su comportamiento sexual alegado.

Abogar, exigir o plantear supuestos "derechos" en base de un comportamiento sexual alegado es totalmente arbitrario, discriminatorio e injusto, pues cualquier persona, con tal de obtener esos supuestos "derechos" o de beneficiarse injustamente de una ley contra la discriminación, puede alegar cualquier tipo de comportamiento o conducta sexual. ¿Y cómo demostramos lo contrario? Admitámoslo, no se puede.

El asunto es tan sencillo y tan claro como esto. Pero lo más triste es que Mons. Marini debe saber esto o, de lo contrario, debe dejar de hacerse pasar por hombre culto, instruido y honesto. Igualmente o hasta más importante, Mons. Marini debe dejar de cobrar su cómodo sueldo como arzobispo de la Iglesia ya que incumple con las condiciones mínimas de su empleo. ¿Debe Mons. Marini devolver toda la plata que cobra por un trabajo que incumple? ¿Debe el "Papa" Francisco, con toda la "humildad" que lo caracteriza, reclamarle a Mons. Marini esta plata para entregársela a los pobres?

¿POR QUÉ MONS. MARINI SE EXPRESA ASÍ?

Según expertos en asuntos vaticanos, Mons. Marini se expresa tan desfachatadamente porque sabe que el "Papa" Francisco no lo llamará a contar por tamaña aberración. De ser así, esto es altamente escandaloso y preocupante para toda persona honrada, sea o no católica, pues pone al desnudo el elevado grado de corrupción e inmoralidad en el Vaticano actual.

Cabe agregar que los argumentos básicos contra el pseudo ''matrimonio'' aberrosexual, contra los supuestos “derechos” basados en comportamiento sexual alegado y contra la criminal entrega de niños huérfanos y abandonados a aberrosexuales, nada tienen que ver estrictamente con ''la religión'' en sí. Tienen que ver con la recta razón, la lógica, el sentido común, la justicia, la ética, el respeto a los derechos humanos y el amor a la vida y a familia.

O sea, tanto ateos, comunistas, santeros o personas de cualquier religión o de ninguna, pueden apoyar y defender perfectamente el comportamiento sexual biológicamente correcto y éticamente sano sin recurrir a argumentos meramente “religiosos”. El rechazo al aberrosexualismo es instintivo, aplastante y universal, de ahí que los partidarios de la descabellada ideología aberrosexualista necesiten recurrir al engaño, la tergiversación y los trucos semánticos para imponérsela a la humanidad.

Por favor, Mons. Marini, haga lo correcto y devuélvale su sueldo al "Papa" Francisco para que pueda dárselo a los pobres tan queridos por él. Y, de paso, tenga la bondad de renunciar al cargo que ostenta como pastor del aguerrido rebaño de Jesucristo y búsquese un trabajo en uno de esos muchos complejos turísticos de 5 estrellas que hay por el mundo entero para sus pobres aberrosexuales "discriminados".

El Dr. Eladio José Armesto es vice decano del Colegio Nacional de Periodistas de Cuba en el Exilio, tesorero de la Federación de Editores Hispanos de Estados Unidos y editor del periódico El Nuevo PATRIA. Puedes contactarlo al P.O. Box 2, José Martí Station, Miami, FL 33135-0002 o enpatrianews@aol.com

Tomado de: http://www.catolicosalerta.com.ar/noticias03/marini-homosexualidad.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario se cargara en el transcurso del día.